Publicidad subliminal

La publicidad subliminal es una técnica publicitaria que consiste en insertar un mensaje visual o sonoro que no puede ser percibido conscientemente por el espectador, pero que puede influir o condicionar en el consumo.

Como ya sabemos la publicidad es el arte de la persuasión por excelencia, pero ¿es aceptable manipular un mensaje para que el inconsciente reciba un estimulo?

El objetivo de la publicidad subliminal es estimular el consumo, a día de hoy no está 100 % probada su efectividad.

Definición de la publicidad subliminal según la ley

En este sentido, la publicidad está delimitada conceptualmente en la Ley General de Publicidad (LGP) 34/1988 de 11 de noviembre, dentro de las consideraciones de publicidad ilícita y concrétamente en el artículo 4.

Cabe destacar la vinculación de la legislación publicitaria con el derecho constitucional. Desde 1978, la actividad publicitaria debe realizarse al 81 amparo de los derechos y libertades recogidos en la Constitución Española (CE). 

Sobre la base de su propia esencia, podemos considerar a la publicidad como una manifestación de dos derechos concretos reconocidos en la CE: el derecho a la libertad de empresa, que se encuentra recogido en el art. 38 CE, y el derecho fundamental a la libertad de expresión e información, que se recoge en el art. 20 CE. 

De acuerdo con su funcionalidad económica, la publicidad debe considerarse una manifestación del derecho a la libertad de empresa en el marco del actual modelo de economía de mercado.

La publicidad subliminal en España y sus limitaciones

En España está prohibido el uso de publicidad subliminal, la misma se rige por la Ley 22/1999 de 7 de junio que establece en su artículo 8 que: 

“La publicidad y la televenta no deberán utilizar técnicas subliminales, entendiendo por tales las que contienen los elementos que se recogen en la citada Ley General de Publicidad para definir la publicidad subliminal.”

La Ley General de Publicidad (Ley 34/1988, de 11 de noviembre, Ley General de Publicidad) se refiere en su artículo 4 a esta forma de publicidad de la siguiente manera: 

“A los efectos de esta ley, será publicidad subliminal la que mediante técnicas de producción de estímulos de intensidades fronterizas con los umbrales de los sentidos o análogas, pueda actuar sobre el público destinatario sin ser conscientemente percibida”

Publicidad ilegal 

La Ley General de Publicidad 34/1988 establece en sus primeros artículos una serie de puntos que, de cumplirse, nos dan a conocer el carácter ilegal que puede tener una publicidad.

En este caso de estudio vemos una forma de publicitar de manera ilegal es la publicidad subliminal y se interpreta como publicidad que responde al público sin que éste sea plenamente consciente de su percepción. La inclusión de marcas en películas o series puede ser un buen ejemplo.

También se incluyen en este ámbito:

  • Toda publicidad que atente contra la dignidad de la persona o contra los derechos fundamentales de la Constitución. 
  • Anuncios que utilizan el cuerpo de una mujer de una manera humillante y/o totalmente ajena a lo que se promueve. 
  • Publicidad en la que, utilizando la inexperiencia o credulidad, intentan persuadir a los menores para que compren productos o servicios. 
  • Hacer publicidad, dirigida a los menores para persuadir a sus padres para que compren lo que se promueve, o cuando se muestra cualquier forma de violencia contra un menor.
  • Publicidad engañosa, publicidad desleal y publicidad agresiva. 

¡Publicidad subliminal no! Retórica

Buscando información para este blog he visto numerosos ejemplos marcados como publicidad sublimimal cuando no lo son.

Como hemos dicho anteriormente la Publicidad Subliminal pretende estimular el consumo.

El hecho que no seamos conscientes o no percibamos todos los mensajes que están presentes en una pieza publicitaria, no la convierte en publicidad subliminal.

Ejemplos mal etiquetados como Publicidad Subliminal

Cerveceros de Milwaukee

logotipo del equipo de béisbol Milwaukee Brewers.
logotipo del equipo de béisbol Milwaukee Brewers.

El logotipo de Milwaukee de 1978 a 1993 es no un logo subliminal como he visto en muchos blogs. Tom Meindel, un estudiante de educación artística de la Universidad de Wisconsin, diseñó el logotipo y utilizó las letras M y B para hacer un guante cacher.

Este tipo de recursos gráficos no es publicidad subliminal ni mucho menos, hay innumerables ejemplos que utilizan letras, símbolos o conceptos: Carrefour, Fedex, Amazon…

Es lo que se conoce como retórica visual y en este caso podríamos hablar de interpeenetración.

Piratas del Caribe

Piratas del Caribe y orejas de Mickey Mouse. Piratas del Caribe de Disney reduce la brecha entre las películas para adultos y las familiares y lo hace de manera muy efectiva.

Publicidad subliminal
Publicidad subliminal

No es publicidad subliminal. Piratas del Caribe en su origen es una atracción de los parques de atracciones de Disney y la similitud en la estructura del logo es más una referencia.

Marboro y Ferrari

Una de las vitrinas favoritas de las marcas de tabaco y alcohol es sin dudas la Fórmula 1. Es por eso que Marlboro ha sido anunciado durante años en varios lugares del mundo del automovilístico. Aunque las leyes que prohíben este tipo de publicidad, no le deja otra opción que innovar y hacerlo de una manera más sutil.

Marlboro siguió apostando por Ferrari a través de un diseño más cuidadoso. Simulando un paquete de tabaco con un código de barras en la parte trasera del coche. 

Publicidad subliminal

Este ejemplo gira más entorno al concepto de NO LOGO y un proceso de identificación de marca. El espectador ya no necesita que le digan qué marca es la que patrocina Ferrari, lo ha visto durante años, persuasivamente tiene más efecto porque es el espectador el que completa el mensaje.

A día de hoy es casi imposible encontrar ejemplos de publicidad subliminal y como he explicado, la gente relaciona lo subliminal con algo que no percibe en un primer momento, pero eso es un error.

Que el espectador se esfuerce por encontrar la marca, el logo o un elemento asociado a los valores de la marca es un recursos persuasivo, de identifación o de recuerdo, pero no es publicidad subliminal.


Alonso Abellán

Licenciado en Publicidad y RRPP en la Universidad de Alicante. Realizador audiovisual por ocio y por profesión, desde el 2012 inmerso en el mundo del Marketing Online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *