Qué es una Steadycam y tipos de steady más populares

steadycam

Muchos hablan que fue Stanley Kubrick el creador del steadycam para su película de El Resplandor. Suavizar el movimiento de cámara que acompañama a Danny por los escalofriantes pasillos del Overlook era una de sus obsesiones.

Los tiempos han cambiado. La estabilización de las imágenes no es un problema solo de los rodajes cinematrográficos. Ahora tenemos estabilizadores para cualquier dispositivo que capte imágenes en movimiento y nosotros te lo vamos a mostrar.

¿Qué es una steadycam?

El steadycam es un sistema de suspensión y brazo recto para estabilizar la cámaras durante la grabación de planos en movimiento. Se le pueden añadir distintos accesorios para mejorar el resultado.

La principal función de una steadycam es que el operador de cámara pueda mover la cámara sin que esto suponga un vaivén en el encuadre.

Como ya dice su propio nombre, una steadycam estabiliza las imágenes y evita que los movimientos del operador de cámara puedan ensuciar la estética de la toma, por lo que es muy recomendable para cualquier grabación, ya que funciona con la estabilidad de un trípode pero con la libertad de movimientos para movernos por la escena.

Tipos de Steadycams

Gimbal

Uno de los más populares y de uso más extendido en dispositivos móviles y cámaras DSLR. Su estabilización es electromecánica através de giroscopios, acelerómetros y compás magnético. Este tipo de está muy limitado por el peso, así que hay que mirar bien las características técnicas.

Si tienes una cámara DSLR de un peso máximo de 3,2 kg este estabilizador es muy recomendable, tiene un Servo Follow focus para facilitar el enfoque en su empuñadora.

Si en cambio estás buscando un estabilizador para tu smartphone tienes varias opciones interesantes y mucho más económicas. Destaco está opción de la misma marca por 99 euros.

Glidecam

Es un tipo de estabilizador de cámara que se desarrolló a partir de la steadycam tradicional. Es muy recomendada para cámaras domésticas que cualquiera pueda tener en su casa. Su uso es muy sencillo y no hay que tener gran experiencia para sacarle el máximo partido a la glidecam.

La principal diferencia entre los estabilizadores Glidecam y los estabilizadores electrónicos es el modo de lograr esa estabilización. En uno lo hacen a través de sus pesas y el otro de un modo electrónico. El peso máximo está sobre los 3 kg, recuerda que esto es importante para lograr una correcta estabilización.

Neewer tiene un módelo muy económico por poco más de 66 euros.

Ponemos la cámara sobre el soporte y sujetamos la glidecam con el mango, ¡y listo! Es muy utilizada por principiantes que quieren comenzar a grabar sus propias creaciones. Escogen la glidecam por su sencillez y, al mismo tiempo, eficacia.

Flycam con chaleco y brazo

Otro tipo de estabilizador interesante es el denominado Flycam con chaleco. Este tipo de steady utiliza el cuerpo como parte de la estabilización y la descargar de peso. Es muy recomendable para rodajes largos o trabajas de grabación donde tienes que llevar durante varias horas el peso de la cámara y el steady.

Como podéis ver en la imagen, la estabilización es idéntica a la Glidecam con el añadido del brazo y el chaleco. Su precio ronda los 350 euros.

Estabilizador de hombro

Este accesorio es más un estabilizador rígido que un steadycam. Está diseñado para el uso de cámaras de vídeo domésticas, pero también para las profesionales. Se coloca la cámara en el medio del círculo que forma el soporte y después se dirige con las dos manos, lo que nos proporciona más precisión en cuanto a las imágenes que queremos captar.

Además, si le queremos añadir algún accesorio para completar el soporte, este estabilizador cuenta con diversos complementos que podemos encontrar en el mercado por un módico precio y que serán de gran ayuda para mejorar la calidad del trabajo.

Vídeo Ejemplo de la utilización del Steadycam.

Si os fijáis en el encuadre y las líneas horizontales que componen el encuadre, podemos ver como aún con cierta velocidad, el steadycam estabiliza el movimiento suavizándolo y haciendo que este sea prácticamente imperceptible. Probad a hacer el movimiento de seguimiento sin steady, el efecto que puede llegar a producir al espectador es el de mareo o náuseas.


Alonso Abellán

Licenciado en Publicidad y RRPP en la Universidad de Alicante. Realizador audiovisual por ocio y por profesión, desde el 2012 inmerso en el mundo del Marketing Online.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *