Skip to main content

¿Cómo hacer un buen vídeo corporativo?

Los videos corporativos para empresas son un recurso esencial en la estrategia de comunicación y marketing de cualquier empresa que aspire a destacarse en la esfera digital. Como un vehículo de expresión dinámico y atractivo, permiten transmitir de manera clara y directa los valores, la misión, los servicios y productos de una empresa, logrando captar la atención de clientes potenciales, inversores y colaboradores.

Pero, ¿qué hace a los videos corporativos tan vitales para las empresas contemporáneas? Vivimos en la era de la inmediatez y la saturación de información. La atención del público es un recurso preciado y limitado, que las empresas deben aprender a captar de manera efectiva.

En este contexto, el video corporativo se erige como una poderosa herramienta, debido a su capacidad para sintetizar información compleja en una presentación visualmente atractiva y fácilmente digerible.

Tener un video corporativo ya no es un lujo o un añadido, sino una necesidad estratégica para toda empresa que busque mantenerse relevante y competitiva en el panorama empresarial actual. No obstante, la creación de un video corporativo efectivo requiere de conocimientos, habilidades y una planificación cuidadosa.

En este artículo queremos ayudarte a resolver la repetida pregunta de ¿Cómo hacer un buen vídeo corporativo?

11 Consejos al hacer un video corporativo

Existen numerosos pasos a seguir para comenzar a hacer un video corporativo y, sinceramente, no sería solamente una lista de 10 u 11. No obsante hemos querido ayudarte con los 11 puntos imprescindible en la realización de un video corporativo.

1. Conoce a la empresa

Antes de sumergirse en la producción de un video corporativo, el primer y más importante paso es conocer a fondo la empresa. Cada compañía tiene su propia personalidad, cultura y forma de hacer las cosas.

El video corporativo debería ser una extensión de la identidad de la empresa, reflejando sus valores, su misión y su visión de manera precisa y auténtica.

Algunos realizadores de videos pueden trabajar con briefings, mientras que otros podrían requerir reuniones extensas, visitas al sitio o entrevistas con los miembros del equipo. Pero, independientemente del método que se utilice, el objetivo sigue siendo el mismo: tener una comprensión profunda de la empresa.

Es crucial entender qué hace la empresa, quiénes son sus clientes, cuál es su cultura interna, qué la hace única, cuáles son sus metas y cómo pretende alcanzarlas. Toda esta información proporcionará una base sólida para la creación de un video corporativo que no solo sea atractivo y eficaz, sino que también sea un fiel reflejo de la empresa.

Esta fase de conocimiento también debería incluir un análisis de la competencia y del sector en general. ¿Cómo están utilizando sus competidores el video? ¿Qué tendencias se observan en su sector? ¿Cómo puede su empresa diferenciarse? Al responder a estas preguntas, se puede lograr una visión más completa que permita producir un video corporativo verdaderamente único y efectivo.

2. Identificar a la audiencia

Al igual que en cualquier estrategia de comunicación, la identificación precisa de la audiencia es fundamental cuando se está planificando un video corporativo.

¿A quién va dirigido el video? ¿Cuál es el público objetivo que se desea alcanzar?

Estas son preguntas que deben responderse con claridad y precisión desde el principio.

Un error común en la producción de videos corporativos es intentar apelar a «todos». Sin embargo, esta estrategia de «talla única» rara vez es efectiva. Cada grupo de audiencia tiene sus propias características, preferencias y necesidades.

Al intentar abarcar a todos, se corre el riesgo de diluir el mensaje del video, haciéndolo genérico y sin impacto, lo que puede resultar en un video que no llega efectivamente a ninguna audiencia.

Por el contrario, al identificar claramente a su audiencia objetivo, puede ajustar el lenguaje visual, el tono y el mensaje del video para satisfacer sus necesidades y preferencias específicas. Esto puede implicar considerar factores como la edad, el género, la ubicación geográfica, las actitudes, los intereses y el comportamiento de la audiencia.

Por ejemplo, un video corporativo dirigido a jóvenes consumidores de productos tecnológicos podría beneficiarse de un estilo rápido, dinámico y vanguardista, con referencias culturales contemporáneas y música moderna. Por otro lado, si el video está dirigido a inversores profesionales, puede que se prefiera un enfoque más formal y serio, con una explicación clara y detallada de los aspectos financieros y estratégicos de la empresa.

3. Mensaje claro y definido

Ten claro lo que quieres comunicar, parece una obviedad, pero nos hemos encontrado con muchos casos  en los que faltaban palabras para explicar qué quieres contar. La escritura del mensaje ayuda a definirlo. No tienes que profundizar, apenas una línea. Te pongo unos ejemplos a través de unas breves palabras.

  • Sostenibilidad y respeto por el medio ambiente
  • Tradición familiar
  • Procesos artesanos
  • Innovación

Que centremos el vídeo en 1 mensaje, no quiere decir que no haya muchos otros mensajes que se pueden tocar.

Después de plantear la necesidad al usuario, ofrecemos la solución con una información precisa, coherente, concisa y directa, sin rodeos. El libreto o guión debe estar escrito de una manera simple y comprensible, sin artilugios expresivos o poéticos.

En la grabación los planos deben ser lo suficientemente simples para que el mensaje lo comprenda una persona promedio y al mismo tiempo sean poderosos para transmitir el concepto de nuestra marca en 30 segundos.  

Muchas veces para que los mensajes lleguen con claridad se utiliza los videos de animación. En este artículo te explicamos cómo crear videos de animación para facilitar los mensajes.

4. Cuidado con la duración

En la actualidad la mayoría de las personas no cuentan con mucho tiempo, o tienen poca capacidad de concentración y atención, ya que existe una gran cantidad de mensajes a los que están expuestos, lo que produce en cierta forma de agotamiento visual y mental. Piensa que tu público está delante del ordenador o con un teléfono móvil en la mano, no hagas un mensaje largo. 

La duración de los vídeos va en función del tipo de mensaje e interés del usuario.

Me explico, no es lo mismo que un usuario quiera aprender a «cambiar el aceite del coche» donde un vídeo explicativo puede alargarse según la complejidad del proceso, a que por lo contrario, lo que busques es que escuche tu mensaje publicitario o se interese en el tipo de producto que le ofreces.

5. Evita el exceso de información

Hay que evitar el exceso de información, la idea es resumir la actividad de la empresa mediante conceptos principales y que la imagen que se transmita sea un complemento del mensaje.

Esto no significa que el clip va a ser aburrido o simplón. En diseño existe la premisa «menos es más». Esto también lo aplicamos en el audiovisual, la economía de los recursos, es decir, si en un diálogo de 2 personajes puedes mostrar la situación, no necesitamos un tercero.

O por ejemplo quizá no tenemos el presupuesto para contratar a una cantante internacional para promocionar nuestro producto, pero sí tenemos la opción de buscar a un artista joven de nuestro país que transmita un mensaje más cercano a nuestro público.

O en el caso de que nuestra audiencia sea infantil, quizá sea más acertado invertir más dinero en contratar a un dibujante que cree una animación y el servicio de grabación de voces, porque el mensaje llega de una forma más directa si viene de un personaje animado que de un actor.

Muchos son los ejemplos, pero lo importante es trabajar con eficiencia de recursos.  

6. Elección del formato

A todos nos gusta la originalidad y que la creatividad rebose por todos lados pero… todo vídeo necesita encontrar un tono y una forma en al comunicación.. y sinceramente no todo es TIKTOK.

Hay muchas formas de hacer un vídeo, y ciertos vídeos aunque puedan parecernos demasiados sobrios y anticuados, continúan funcionando muy bien porque simplemente tú no eres el público al que se dirige.

7. Empatía

El mensaje debe ser dirigido a los clientes, no a la empresa, es necesario  ahondar en el toque humano para generar expectación en la audiencia, nunca debemos centrar el vídeo solo en mostrar la empresa y dejar a un lado el enfoque de la comunicación con el cliente.

Antes de vender las ventajas que ofrecen los servicios de nuestra empresa, tenemos que conectarnos con la necesidad o problema real de nuestro posible cliente, colocarnos en su piel. De esta manera verá el vídeo y lo atraeremos de forma inmediata porque le estamos hablando con su mismo código, en su mismo idioma.

8.Seducción y Persuasión

El fin es seducir al cliente con el vídeo, provocando un interés que los va a llevar a desear saber más sobre la empresa, así que no hay que obsesionarse en contar demasiadas cosas; la idea es hacer un pequeño resumen de la actividad empresarial mediante conceptos principales.

9.Calidad del vídeo y sonido

La calidad del vídeo es de suma importancia, ya que éste es la carta de presentación de la empresa o el producto, por lo que hay que ser exigentes con el resultado final. La alta definición va a permitir un material de excelente calidad, el cual podrá ser difundido con la mayor resolución posible, aportando un valor añadido a la experiencia de la empresa.

Si nuestras imágenes son asombrosas pero nuestro sonido es una pesadilla, seguramente perdamos al consumidor. Nuestra audiencia recibe información de forma consciente y subconsciente.

Al diseñar la música de nuestro vídeo con fines artísticos y dramáticos, no solamente va a acompañar a la imagen, sino también va a conmover a nuestros clientes, va a provocar emoción, y la emoción vende.

No solamente la música de fondo, sino los diálogos, voces de locución, efectos sonoros debemos editarlos, limpiarlos, ecualizarlos para que el vídeo sea una experiencia de agrado a nuestros espectadores.

Hoy en día debemos ir más allá de atraer a nuestros clientes potenciales, engancharlos y enamorarlos de tal manera que compartan en sus redes sociales nuestros contenidos. Uno de los métodos para lograrlos es entregarles un vídeo emotivo, poderoso y único.

10. ¿Nuestro logo dónde va?

Los expertos nos aconsejan presentar el logo de nuestra empresa en un momento dentro de los primeros 5 segundos del vídeo. En caso de que nuestro usuario decida saltarlo o cerrarlo, su mente habrá captado el nombre y la imagen de nuestra marca. Al final del vídeo también debemos recordar nuestro nombre con un eslogan o una frase pegadiza.

11. Difusión y promoción

Hoy día las redes sociales e Internet son el mejor vehículo para difundir el vídeo, lo que permite que se llegue a miles de usuarios en poco tiempo debido a que millones de personas visualizan vídeos en portales como Youtube y redes como Facebook, Twitter o Linkedin, lo que ayuda a promocionar el contenido y abrir nuevas posibilidades.

Debe aprovecharse todo el potencial comunicativo para promocionar un vídeo y dar a conocer las ventajas de la empresa de manera que se puede elegir una música que acompañe y que sirva de base dentro del resultado que se busca con la difusión del vídeo.

¿Necesitas un video para tu empresas?

¿Necesitas un video para tu empresas?

Te asesoramos para que tu empresa tenga el mejor video corporativo. Solo cuéntanos cuál es tu objetivo y te ofreceremos soluciones.

Más información

Entonces el vídeo corporativo debe ser breve, pero que contenga una gran cantidad de información principal en donde el factor humano debe estar en primer plano, con un toque personal creativo, que transmita un mensaje bien estructurado y coherente, teniendo presente que entre más corto, más información, ideas y mensajes concentrados harán que tenga un gran éxito

Qué debes saber antes de hacer un video corporativo

Hay 2 aspectos indispensables antes de abarcar la producción de un video corporativos. Uno es a quién va dirigido y otra qué función tiene que cubrir el vídeo.

📢 Públicos Objetivos

Hablamos de público objetivo para referirnos a destinatario de nuestros mensajes comerciales o productos, pero cuando hablamos de públicos en comunicación, el tema es un poquito más amplio.

Normalmente una empresa tiene diferentes públicos y esto debe estar identificado antes de comenzar a trabajar en el objetivo comunicativo. Los públicos en una empresa pueden ser: empleados, accionistas, inversores, instituciones, medios de comunicación, clientes, proveedores, administraciones públicas…

El número de públicos puede ser tan amplio como grande sea la empresa y en qué mercados pueda competir. Por eso es tan importante saber a quién debemos dirigir nuestro mensaje, y, es aquí, cuando nos haremos la pregunta de ¿un proceso de fabricación interesará a todos nuestros públicos?

Funciones del video corporativo

La función va referida al discurso en el mensaje. El discurso audiovisual de un vídeo corporativo lo podemos acometer con 4 tipo de funciones distintas, aunque cuando intentas hacer una clasificación o enumeración siempre hay una perspectiva subjetiva que hace incluir o eliminar opciones.

Cuando decidimos ponernos a realizar el guión de un video para la empresa, tenemos que elegir cómo queremos que sea este y que debe contener, es decir contenido y forma.

1# Función informativa.

En este tipo de vídeo no pretendemos convencer a nadie de nada, solo presentamos información desde un prisma lo más objetivo posible. Esta función puede ir acompañada de otra, ya que en muchos vídeos corporativos podemos dedicar un tiempo a presentar un pequeño análisis del contexto en el que se mueve la empresa o datos interesantes de la propia empresa para posteriormente persuadir.

2# Función formativa.

La nueva publicidad está empleando esta función para llegar más fácil a su público objetivo. Actualmente generamos un gran rechazo a todo mensaje comercial que pretenda vendernos algo directamente. Por eso la formación en temas sociales o en temas donde su audiencia se muestre interesada es una forma atractiva de acercarse a sus posibles clientes futuros.

3# Función de entretenimiento.

Al igual que su predecesora busca que su público se sienta cómodo con la publicidad de la marca. Es una función del discurso que pretende generar engagement y que trabaja para fortalecer el branding corporativo.

4# Función persuasiva

Hay innumerables formas de presentar un discurso persuasivo. Todos conocemos esos mensajes en los que nos dicen claramente que «compremos este objeto porque es el mejor» pero también hay métodos más sutiles e inteligentes.


Alonso Abellán

Licenciado en Publicidad y RRPP en la Universidad de Alicante. Realizador audiovisual por ocio y por profesión, desde el 2012 inmerso en el mundo del Marketing Online.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *